4 mitos a derribar sobre el aceite de oliva

El aceite de oliva extra virgen  es único entre los aceites porque es esencialmente jugo de fruta, la “fruta” de oliva es machacada mecánicamente para extraer el “jugo.” Esto es muy diferente al proceso utilizado para extraer aceite de semillas como canola, que suele implicar disolventes químicos.

“El llamado “oro líquido” u “oro verde” es un manjar repleto de propiedades saludables demostradas científicamente.” (https://nutricionsinmas.com/alimentos-con-vitamina-k/)

El aceite de oliva juega un papel integral en la dieta mediterránea y es rico en fitonutrientes, antioxidantes y grasas monoinsaturadas. A pesar de esto, ha sido acosado por varios mitos que no parecen morir. Acá se hará la distinción entre el mito y la realidad:

  1. La mayor parte del aceite de oliva está adulterado

Este mito se deriva de los informes publicados por la Universidad de California, hace varios años, sugiriendo que más de dos tercios de aceite vendido en California no cumplía con los estándares de calidad.

De acuerdo con Dan Flynn, director ejecutivo de la UC Davis Olive Center, el aceite tiene que tener algo de fruta y estar libre de defectos como cuando las aceitunas comienzan a fermentar antes de ser prensadas, cuando las aceitunas comienzan a tener moho antes del procedimiento, o el sabor rancio, lo que significa que el aceite comenzó a oxidarse antes o durante el procesamiento.

Por desgracia, el hecho de que muchos de los aceites estudiados carecían de fruta, o tenían un sabor rancio, ha sido malinterpretado para significar que los aceites “fallidos” fueron adulterados con aceite de oliva inferior o con otros aceites como canola. Entonces, ¿cómo ocurrió esta desconexión?

“En parte se malinterpretó porque es más fácil en los medios de comunicación informar que algo es negativo”, dijo Flynn.

La Asociación de Aceite de Oliva de América del Norte (NAOOA) protege contra la adulteración mediante pruebas aleatorias. “Aunque hay casos raros de adulteración, la prueba de NAOOA de cientos de botellas cada año, confirma que en realidad es una ocurrencia muy rara hoy en día”, dijo Eryn Balch, vicepresidente ejecutivo de NAOOA.

“Desafortunadamente, la idea falsa es más fuerte que nunca debido al alcance de los blogs y medios sociales que promueven afirmaciones inexactas”.

  1. No es saludable cocinar con aceite de oliva extra virgen

¿Consideras que el aceite de oliva no es seguro de usar por encima de los calores moderados? Piénsalo otra vez. Este aceite pierde algo de su sabor único durante la cocción, pero no se vuelve insalubre.

El aceite ciertamente tiene un “punto de humo” más bajo (el punto cuando un aceite empieza a fumar, se descompone y produce radicales libres) que los aceites refinados como aceite de canola, aceites vegetales y aceite de oliva ligero.

Pero es lo suficientemente alto para ser una opción saludable para casi todos los tipos de cocina que se hacen en casa. Los países mediterráneos, especialmente Grecia, cocinan todo en aceite de oliva extra virgen.

El punto de humo depende en parte de la calidad, edad y estado del aceite. El aceite de buena calidad es seguro en un rango de 350-410 grados, en parte porque es rico en antioxidantes, que protegen al aceite de ser dañado cuando se calienta. El aceite de baja calidad, o el aceite rancio, tendrá un punto de humo más bajo.

  1. Puedes conocer si un aceite de oliva es de calidad con sólo mirarlo

El aceite de oliva de calidad no es un producto genérico. La diversidad basada en factores como la variedad de aceituna, las condiciones de cultivo y el país de origen, crea variabilidad en el color del aceite, de amarillo pálido a verde oscuro, y la rapidez con que el aceite se nublará o se solidificará en el refrigerador.

Se puede hacer notar el color del aceite, pero esto no dice nada sobre la calidad. Muchas personas piensan que si el aceite es realmente verde, es porque corresponde a una cosecha temprana, pero si es dorado es un aceite de última cosecha,  y esto no es cierto.

  1. Saber de dónde proviene el aceite de oliva es lo más importante

Es un error asumir que un aceite de oliva es bueno sólo porque viene de, por ejemplo, Italia, Grecia o California. El origen en términos del estado o del país no es tan importante desde el punto de vista de la calidad.

La calidad no se puede reducir al nivel del productor. Sólo porque el aceite de oliva se ha hecho en algún lugar durante mucho tiempo no significa que todo lo que sale de ese lugar será lo mejor.

Esta noticia ha sido publicada en General by Edith. Bookmark the permalink.
Edith

About Edith

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

¡Opina, Sugiere, Deja un comentario!