El olivar y la lluvia

Rama de olivo con agua de lluvia

La precipitación media de enero a marzo fue de 105 litros, lo que representa un 50% menos que la lluvia caída en los últimos 25 años

Los agricultores llevan meses pidiendo más lluvias para tratar de salvar una cosecha que hasta ahora peligraba, y si bien los últimos días están acompañando para ellos, las cifras recogidas en lo que va de año todavía distan de las mínimas registradas otros años en los que la cosecha se calificó de mala. Las precipitaciones de esta Semana Santa están siendo “insuficientes” y “llegan tarde”.

El total de agua de lluvia caída en la provincia hasta el Jueves Santo, según cifras oficiales, asciende a poco más de 250 litros por metro cuadrado, cantidad lejana a la de años en los que las precipitaciones no acompañaron a los agricultores, registrando entre 340 y 350 litros por metro cuadrado de media.

Ávila cree que además de llegar tarde, estas lluvias no van a influir sobre los cultivos del olivar de secano, aunque “a los de regadío le va a venir bien”. El secretario de COAG explicó que lo “ideal” habría sido que estas precipitaciones hubieran llegado “hace 20 días” y que el déficit actual del campo es muy grande. “En La Campiña están cayendo ocho o nueve litros por metro cuadrado, que son insuficientes. Harían falta al menos 50 litros más en los próximos días para estar en las cifras de años que fueron bastante flojos”, aseguró.

La jornada de ayer dejó grandes precipitaciones en algunas zonas como Cazorla o Villanueva del Arzobispo, por encima de los 30 litros por metro cuadrado, o algo inferiores en Villargordo, Santa Elena, Baeza o Jaén capital, pero la mayoría de cultivos recibieron mucha menos agua.

Cano quiso hacer una valoración algo más positiva que Ávila, asegurando que estas lluvias “alivian en parte”. Sí que coincidió con Ávila en que las precipitaciones recogidas en los últimos días llegaron de forma tardía para el cultivo del olivar.

“Estas semanas ha llovido más que en los tres primeros meses del año, por lo que tenemos que hacer una valoración positiva ahora que encaramos la prefloración de olivar, para la que es muy necesaria el agua”, aseguró Cano, que explicó que, aunque “tiene que llover más”, las precipitaciones de los últimos días fueron “sin fuerza”, lo que permitió que la mayoría del agua caída se quedara en el suelo y beneficie a los cultivos. “Para la zona de La Campiña, donde se cultiva la variedad picual, sí que llega un poco tarde la lluvia, pero si sigue así unos días, según está previsto, igual se puede remontar”, dijo Cano, positivo respecto a la cosecha de esta temporada a pesar de la falta de riego del olivar.

Si hay una fecha en la que los ciudadanos quieren que los meteorólogos erren del todo en sus pronósticos, esa es Semana Santa. Los profesionales que se dedican a informar del tiempo están sometidos a miradas juiciosas y a preguntas constantes. ¿Va a llover? Tanto los que se marchan de vacaciones y no desean disfrutar de las estaciones de penitencias como los que han pasado todo el año preparando la procesión con su cofradía, no quieren por nada del mundo que el agua empañe los días de Pasión. Ha respetado el tiempo hasta anoche, cuando ha decidido descargar y, de momento, no ha parado.

Llueve en un mes en el que los olivareros ya estaban desesperados. En unos días marcados por la sed del campo y por las perspectivas de la llegada de la floración y, con ella, la temida alergia. Abril, de momento, está siendo generoso dentro de un año hidrológico que, en Jaén, está por debajo de la media de los últimos 25 años. De momento, en algunos puntos de la provincia ya ha llovido más en estos 15 días que en los tres primeros meses del año. Es el caso de Cazorla, por ejemplo. 

Según los datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, entre enero y marzo se han contabilizado 105 litros por metro cuadrado de media en la provincia de Jaén. Esta cifra representa una disminución del 50% con respecto a su media histórica, que se sitúa en 209. En lo que va de abril, hay pluviómetros que ha superado esta cifra. Es el caso de Cazorla, con 130 litros por metro cuadrado, según los datos recogidos hasta las siete de esta mañana. En El Tranco van 123,3, mientras que en el Aguascebas son 117,7. También se ha alcanzado la barrera de los 100 litros por metro cuadrado en los 18 días que van del mes de abril en el Rumblar. La media en el conjunto de la provincia es de 52,5 litros por metro cuadrado, es decir, la mitad de lo que ha llovido en los tres primeros meses del año.

Con respecto a lo que va de año hidrológico, la precipitación máxima registrada desde el inicio corresponde al embalse de Quiebrajano, con 449 litros por metro cuadrado, mientras que la mínima de la cuenca del Guadalquivir se contabiliza en el Negratín, con 141,2. En el conjunto de la provincia de Jaén se alcanzan los 296 litros por metro cuadrado, muy lejos de los 618 que marca su media de los últimos 25 años. 

El mapa de distribución por áreas de la precipitación en la demarcación hidrográfica desde el inicio del año hidrológico muestra que las lluvias acumuladas más abundantes, por encima de los 420 litros por metro cuadrado, se han registrado en el sur de la provincia de Jaén. Concretamente, en el embalse de Quiebrajano, con 449, y en cabecera del Guadalquivir (El Tranco, con 424,8 y Aguascebas, con 433).

Fuente: lacontradejaen.com / diariojaen.es Imagen: lacontrajaen.com

Otras noticias que te pueden interesar

¡Opina, Sugiere, Deja un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.