Ene 08

El precio medio de la tierra agrícola crece en Andalucía

Oliva con charca de agua

Olivo de regadío

El precio medio de la tierra agrícola crece por tercer año consecutivo y alcanza en 2016 los 20.498 euros por hectárea, según los datos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. Para el periodo 2014-2016 acumula una subida del 8,5%, mientras que respecto al año pasado, el incremento es del 0,9%. En el caso del precio del terreno agrícola en España, la hectárea media en 2016 se sitúa en los 10.582 euros, un 1,3% más que el año anterior.

Por provincias, las cotizaciones ascendieron considerablemente en Granada y Huelva, con un incremento del 10,5% y del 18,7%, respectivamente. Sube también en Córdoba (+5,3%), mientras que se mantuvieron prácticamente estables en Sevilla (+1,2%), Cádiz (-1,3%), Málaga (-2,6%) y descendieron en Almería (-5,6%) y Jaén (-6,3%).

Atendiendo al valor absoluto registrado de media en 2016, Almería sigue siendo el territorio donde más se cotiza la tierra (34.424 euros por hectárea), seguido de Jaén (28.121 euros/hectárea) y Granada (20.227 euros/hectárea). Málaga (18.731 euros/hectárea) es la cuarta provincia del ranking, por delante de Sevilla (18.667 euros/hectárea), Córdoba (17.532 euros/hectárea), Cádiz (14.583 euros/hectárea) y Huelva (13.555 euros/hectárea).

La tierra agrícola cotizada por producto

Las tierras más cotizadas en la provincia almeriense siguen siendo las dedicadas al cultivo bajo plástico, a una media de 182.564 euros por hectárea, seguidas de los olivares para transformación en regadío, a 57.672 euros/hectárea. En Cádiz, las más valoradas fueron las de hortalizas al aire libre en regadío (90.304 euros/hectárea), seguidas de las de labor en regadío (31.183 euros/hectárea) y las dedicadas al viñedo para transformación en secano (30.566 euros/hectárea). En el caso de la provincia cordobesa, las tierras dedicadas al cultivo del naranjo en regadío lideran el ranking de precios, con 36.448 euros por hectárea. En segundo lugar destacan las de olivo en regadío con destino a la producción de aceite, con una media de 34.749 euros por hectárea.

Los terrenos para frutos carnosos en regadío fueron los más apreciados en Granada, con 111.946 euros por hectárea, seguidas de los dedicados a hortícolas al aire libre (52.033 euros/hectárea); mientras que en Huelva, las tierras más valoradas fueron las de fresa y fresón, con más de 120.000 euros/hectárea y las dedicadas al cultivo de berries, con un precio medio superior a los 100.000 euros por hectárea. Los olivares de regadío en Jaén, con una media de 45.090 euros por hectárea, y los subtropicales en regadío de Málaga (98.339 euros /hectárea) son los más valorados en estas dos provincias.

En Sevilla, por su parte, encabezan los precios las tierras destinadas al cultivo de la naranja en regadío (41.019 euros/hectárea), mandarina en regadío (38.874 euros/hectárea) y frutal de hueso en regadío (38.215 euros/hectárea).

En cuanto a los diversos aprovechamientos, destacan en primer lugar los cultivos protegidos de regadío, con un precio medio de la tierra de 186.013 euros por hectárea; seguido de la superficie dedicada a fresón (121.584 euros/hectárea), frutos carnosos de regadío (103.284 euros/hectárea) y frutales de pepita de regadío (88.467 euros/hectárea).

Fuente: www.juntadeandalucia.es/organismos/agriculturapescaydesarrollorural

Ago 22

Web para la programación del riego y fertilización del olivar

riego del olivar

riego del olivar

La Consejería de Agricultura ha puesto en marcha una nueva aplicación web denominada ‘Programación del riego y fertilización del olivar‘ que permite calcular las necesidades de riego en la mayoría de tipologías de este cultivo.

Tiene un registro sencillo, una vez realizado, te envían un correo electrónico con un enlace para que incluyamos nuestra contraseña, una vez realizado este paso, accedemos a la página.

Para comenzar a utilizar la herramienta introducimos los propietarios/as, y posteriormente añadiendo las explotaciones correspondientes.

Una vez creada una explotación deberemos añadir la menos un análisis asociado, incluyendo el análisis foliar y el análisis de agua, desde la propia ficha de la explotación.

El siguiente paso será generar su primera programación de riego, pudiendo utilizar los datos agroclimáticos registrados por las estaciones de la Red de Información Agroclimática (RIA).

Para finalizar, utilizando la programación de riego generada podremos calcular un informe de fertirrigación.

Esta aplicación web, a la que se puede acceder desde ordenadores de sobremesa, portátiles y está adaptada a otros dispositivos móviles, es aplicable tanto a olivar a varios pies, como al intensivo y al cultivo en seto. Además, diferencia entre olivos jóvenes y adultos y permite al usuario confeccionar un plan de abonado racional basado en las necesidades nutritivas netas del árbol.

Esta aplicación está disponible en la web de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, mientras que la plataforma on line de gestión del conocimiento ‘Servifapa’ pone a disposición de los interesados el manual de instrucciones y la posibilidad de contactar con el servicio de asesoramiento experto para resolver dudas de manejo del sistema en un corto periodo de tiempo.

Este servicio web está dirigido tanto a agricultores a título individual como a técnicos de Comunidades de Regantes, Asociaciones de Producción Integrada (API), cooperativas y servicios de asesoramiento, ya que posibilita, mediante un único registro como usuario, definir diferentes propietarios para un programa de riego y abonado.

Cálculo del riego

Por un lado, la aplicación utiliza la metodología del balance de agua recogida en un manual oficial de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para calcular el riego que mejor se adapta a cada explotación; y por otro lado, la aplicación computa la evapotranspiración del cultivo mediante los datos climáticos de la Red de Información Agroclimática de Andalucía (RIA) que gestiona el Ifapa. La RIA integra cien estaciones meteorológicas automáticas ubicadas en las principales zonas regables de Andalucía.

‘Programación del riego y fertilización del olivar’ permite definir el denominado riego optimizado, aquel en el que los olivos crecen en ausencia de estrés hídrico, ya que tras incluir las características del suelo de la plantación (textura y profundidad), calcula las necesidades de agua teniendo en cuenta el agua de lluvia que la tierra es capaz de almacenar.

Sin embargo, los expertos del Ifapa consideran que, incluso contando con el aporte del agua de lluvia, en la mayoría de los casos no hay disponibilidad de agua para aplicar en este tipo de riego debido la limitación por la dotación de la concesión, la tarifa eléctrica o la limitación de los acuíferos.

Por tanto, se hace necesario recurrir al riego deficitario, en el que se asume un cierto estrés hídrico en la plantación, que según el grado y la duración del mismo, afectará de manera diferente a la producción final. En este caso, la aplicación diferencia entre olivar de almazara y olivar de mesa, ya que el diseño de la estrategia de riego es distinto en función del destino final de la cosecha. Si la producción es para la elaboración de aceite de oliva, es fundamental garantizar aporte de agua en otoño para no afectar negativamente el proceso de formación del aceite; mientras que si el olivar se destina a obtener aceituna de mesa, es crucial evitar que el fruto se arrugue, por lo que el riego de verano presenta una gran importancia.

La aplicación permite al usuario modificar la dosis de riego mensuales calculadas previamente para adecuarlas a las disponibilidades reales de agua de la plantación, aplicando el denominado ‘riego a la carta’. Este sistema se basa en la posibilidad de corregir los programas de riego obtenidos ‘a priori’ a través de la comprobación de la evolución de contenido de agua del suelo como respuesta al agua aplicada.

Web programación del riego y fertilización del olivar.

Web ifapa

Fuente: Junta de Andalucía