Dic 10

Coste de recolección de la aceituna

presentación libro sobre coste de olivarUna publicación recoge los costes que tienen los distintos tipos de olivar en la provincia. La obra, editada por la Diputación Provincial, fruto de un convenio con la UJA, analiza cuánto cuesta producir un kilo de aceite en los diferentes tipos de parcelas existentes en Jaén.

La Diputación de Jaén ha editado una publicación en la que, entre otras cuestiones, se analizan los costes del olivar en función de las diferentes clases de explotaciones y la tipología de olivareros existentes en el territorio jiennense. El presidente de la Administración provincial, Francisco Reyes, y el coordinador de esta obra, el catedrático de la Universidad de Jaén (UJA) Manuel Parras, han sido los encargados de desgranar los contenidos de este estudio en el que también han participado otros autores, como Antonio Ruz, Francisco José Torres y Sergio Colombo.

En el acto de prensentación, el presidente de la Diputación ha agradecido a los responsables científicos de esta investigación “el gran trabajo que han realizado”, fruto de un acuerdo entre la Diputación y la UJA después de que su elaboración fuera impulsada por el Consejo Provincial del Aceite de Oliva. En su intervención, Reyes ha expuesto que el estudio “analiza la producción en 10 municipios de la provincia: Génave, Navas de San Juan, Puente de Génave, Arjonilla, Cabra del Santo Cristo, Castillo de Locubín, Torredelcampo, Villanueva de la Reina, Canena y Villacarrillo, en tres regiones PAC reconocidas”, unos parámetros que sirven de base “para extrapolar los datos obtenidos a todo el territorio provincial”.

Esta publicación llega, a juicio de Reyes, “en un momento idóneo y adecuado, cuando el precio que se paga por el oro líquido es una de las cuestiones que más preocupan al sector oleícola en los últimos años”. Precisamente esta es una de las principales cuestiones que se desprenden de este informe, algo que “es clave tener en cuenta a la hora de afrontar medidas cruciales para solventar este problema endémico, como la nueva Ley de Cadena Alimentaria o la lucha contra determinadas prácticas comerciales que y banalizan el aceite de oliva”.

“Es un informe que viene muy bien al sector, que lleva tiempo denunciando los bajos precios que se pagan por este producto en origen, unos precios que a muchas explotaciones no les permiten cubrir sus costes de producción”. En ese sentido, ha añadido, “esta publicación viene a respaldar estas reivindicaciones”, porque como se recoge en sus páginas “no es lo mismo producir un kilo de aceite en la campiña, que en una zona de montaña; en un olivar de regadío que en uno de secano; en una gran finca que en una pequeña; en un olivar extensivo que en uno intensivo; o en una explotación mecanizada que en una sin mecanizar”.

En esta línea, el informe refleja que, dependiendo de estos parámetros y la forma de gestión de las distintas tipologías de explotaciones, a un agricultor jiennense le cuesta entre 1,73 y 4 euros obtener un kilo de aceite de oliva, con lo que el precio medio de referencia en Jaén se sitúa cerca de los 3 euros. “La realidad de los precios actuales, pese a la subida que se ha producido en los últimos meses, dista mucho de ser ideal, ya que a estas alturas de diciembre se está pagando en torno a 2,52 euros por kilo”, ha remarcado Francisco Reyes.

Estos datos refrendan también “la dependencia que tiene nuestro olivar de las ayudas europeas”, ha añadido el presidente de la Diputación, quien considera que “sin este apoyo, muchas fincas de nuestra provincia serían ruinosas y estarían abandonadas, con lo que ello supondría de pérdidas para la economía provincial y para la despoblación de nuestros municipios”. Por eso este estudio “también es muy útil en un momento en que ya se está valorando cómo se va a distribuir el presupuesto de la PAC en los próximos años en nuestro país”, ha puntualizado. Por ello, en esa negociación “es fundamental que pongamos sobre la mesa los enormes beneficios sociales que ofrece el olivar a territorios como el nuestro, en especial el tradicional, ese que está asociado a zonas de montaña y que es muy difícil de mecanizar”, ha señalado Reyes.

Dado que no todas las explotaciones tienen los mismos gastos a la hora de producir un kilo de aceite de oliva, como bien pone de manifiesto este estudio, el presidente de la Diputación ha reiterado la necesidad de que “la PAC sea un instrumento justo, que llegue más a los que más lo necesitan”. En este sentido, ha matizado que “tan importante como el dinero que reciba la provincia será cómo se distribuya”.

Por último, Reyes ha apuntado que este informe viene a confirmar que “el precio que reciben nuestros productores por su aceite no es justo, hay que mejorar los ingresos, pero también reducir los costes, y esta publicación nos ayudará a clarificar el camino que debemos recorrer como provincia para lograr que nuestro olivar sea más rentable y competitivo, partiendo de que en Jaén contamos con explotaciones muy distintas, un sector atomizado, excesivamente parcelado y que necesita de un relevo generacional”.

Por su parte, Manuel Parras ha dado las gracias a la Diputación “por el compromiso que siempre tiene con el sector oleícola y por acometer proyectos que no están entre sus competencias, pero que asume consciente de su papel dinamizador en el territorio”. En esta línea de acción se enmarca la publicación de esta obra en papel que “es el fruto de un proyecto de investigación para analizar a nivel municipal los costes que tiene producir un kilo de aceite en las distintas tipologías de fincas de la provincia”.

Manuel Parras también considera que “el libro es oportuno y genera conocimiento en una época en que se está terminando de definir la nueva PAC, en la que Jaén se juega mucho”. Al respecto, ha expuesto que “debemos trabajar en dos direcciones: abaratar costes sin mermar la calidad y trabajar en la diferenciación a partir de las denominaciones de origen, la nueva IGP Aceites de Jaén, en el AOVE ecológico, la biodiversidad y la sostenibilidad”, sin olvidar la posibilidad de “avanzar en la intensificación del cultivo y la reducción de la excesiva parcelación del olivar”, ha concluido Manuel Parras.

Fuente: Diputación Provincial de Jaén. / diariodigital.ujaen.es

Sep 02

El olivar tradicional, situación complicada

olivar de pendiente

Olivar de montaña

Los olivos tradicionales están llegando al límite. Las cotizaciones del aceite hacen insostenible su futuro pese a que ocupa el 71% de la superficie cultivada de este cultivo milenario en España. Mientras la campiña cordobesa se sigue llenando de olivos más competitivos, los de sierra solo confían en una subida del aceite o una protección en la nueva PAC.

Las cuentas que se hacen no dejan dudas. Ahora que el Ministerio de Agricultura está impulsando una reforma de la ley de la cadena alimentaria que busca que los precios de venta de las producciones agroalimentarias estén por encima de los costes de producción, el olivar tradicional, ya sea de alta pendiente o de pendiente moderada, busca medidas que contribuyan a que se valore más la labor medioambiental y social que lleva a cabo a través de la protección de las sierras. Así, este tipo de olivar genera más empleo que los modernos olivares intensivos o superintensivos, pero tienen muchos menos ingresos. Por un lado, los agricultores reclaman precios justos adaptados a lo que realmente cuesta obtener un kilo de aceite. Por otro, confían en que la nueva reforma de la Política Agraria Común (PAC) no los vuelva a olvidar como sucedió en la última reforma.

Un estudio reciente de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) destaca que, con los precios actuales de mercado, el 71% de la superficie de olivar cultivada en España no es viable al estimar que los costes de producción son superiores a los precios del aceite, por lo que su futuro solo se ve factible a través de tres medidas:

  1. Aumento del precio a través de la promoción y de la demanda.
  2. Reducción de los costes, optimizando la mecanización.
  3. Modificación del sistema de cultivo mediante una reconversión racional a olivares más intensivos y mecanizables.

AEMO considera que la situación más preocupante es la del olivar tradicional en alta pendiente, pues no son mecanizables, por lo que la única salida que observa es aumentar el valor añadido del aceite, a través de la producción ecológica, y habilitar ayudas públicas adicionales relacionadas con el papel medioambiental de este tipo de olivar en comarcas de sierra y alto valor paisajístico.

El estudio de AEMO clasifica los sistemas de cultivo en cuatro tipos de olivar:

  • Olivar tradicional no mecanizable o de alta pendiente, olivar tradicional.
  • Mecanizable (secano y regadío), olivar intensivo (secano o regadío).
  • Olivar en seto o superintensivo.

En 2010 ya analizó la diferencia entre los costes de producción y el valor del aceite en el mercado, análisis que ahora ha actualizado atendiendo a los costes principales: poda, mantenimiento del suelo, fertilización, plagas y enfermedades, riego y recolección.

Los costes de recolección son los más importantes en los distintos tipos de producción, llegando al 40% en los olivares tradicionales. De disponer de regadío, el coste de esta tarea llega a representar el 20% de los gastos de explotación. A continuación se encuentra el mantenimiento del suelo (22,9% en secano y 14,4% en regadío), a lo que hay que unir la fertilización, la poda y desvareto y la aplicación de productos sanitarios. Atendiendo a estas variables, AEMO concluye que los distintos costes de producción fluctúan entre 3,52 y 1,49 euros, siendo el coste medio ponderado de 2,49 euros.

No obstante, las variaciones son significativas entre unos tipos de olivares y otros. Así, para el tradicional de alta pendiente, que supone el 22% de la superficie en España, producir un kilo de aceite requiere 3,52 euros, valor que baja a 2,64 en el de pendiente moderada en secano y a 2,18 euros en el de regadío, ocupando el 49% de la superficie. En el olivar intensivo, los costes son de 1,90 en secano y 1,60 en regadío (26% de la superficie española).

En el caso del olivar superintensivo o en seto con riego, el coste baja a solo 1,49 euros por kilo de aceite. En la actualidad, ya existen 79.500 hectáreas en seto, lo que supone el 3% de la superficie. Productivamente, un olivar tradicional no mecanizable produce una media de 1.750 kilos por hectárea, muy lejos de los 10.000 kilos de aceituna que se obtienen en un olivar intensivo en regadío o un superintensivo en regadío.

Con los precios actuales (el virgen extra estaba la última semana en 2,12 euros), tres de los tipos de olivares considerados por AEMO estarían produciendo con costes más elevados del valor de mercado, mientras que solo el olivar en regadío, el intensivo de secano y de regadío y el superintensivo estarían vendiendo su producción por encima de lo que cuesta obtenerla siempre que todo el aceite sea virgen extra, porque el virgen estaba a 1,80 y el lampante, a 1,69.

Fuente: diariocordoba.com (Francisco Expósito)

Ago 04

Se debe retirar proyecto de norma de calidad de aceite

Aceituneros en recolección

APAG Extremadura Asaja ha pedido la retirada del proyecto de Norma de Calidad de Aceite de Oliva que ha elaborado el Gobierno por ser insuficiente y por carecer del sentido común necesario que ayude al sector, que se encuentra inmerso en una grave crisis y con unos precios insostenibles para el productor, por lo que pide una norma más «transparente y segura» .

Según ha explicado el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, es necesario que la norma de Calidad del Aceite de Oliva «sea más «transparente y segura» » tanto al agricultor como al consumidor, por lo que es necesario que la nueva norma permita, entre otras cosas, la «perfecta identificación» de los distintos tipos de aceite de oliva, desde el virgen extra al virgen, aceite de mezcla, no refinado, etc.

También ha solicitado que esa norma incluya una identificación clara de los olivares de procedencia, dependiendo del sistema, y siempre en favor del aceite producido en olivar tradicional.

«EL SECTOR NO ESTÁ PARA MÁS CONFUSIÓN Y PARA MÁS NORMA QUE AL FINAL SUPONGA UN INCREMENTO DE COSTES AL AGRICULTOR»

Para el dirigente agrario, como está redactado el borrador de la actual norma, «no se aporta ninguna transparencia o claridad» lo que hace que en vez de ayudar a los agricultores lo que permita es que se convierta en «una herramienta clara para la especulación».

Además, la nueva norma en la que se está trabajado también es «confusa», modificando la definición del olivarero que se transforma en elaboradores de aceite y no productores de aceituna, además de incluir otros aspectos como es la obligatoriedad de envasar el aceite de oliva virgen extra en cristal, incrementando los costes en nuestras cooperativas y almazaras.

Según Juan Metidieri, «el sector no está para más confusión y para más norma que al final suponga un incremento de costes al agricultor» por lo que desde APAG Extremadura Asaja se ha solicitado la retirada del actual proyecto y se ha pedido que se trabaje sobre una norma de calidad «transparente y segura y, ante todo, que no favorezca la especulación».

El sector está para que se pongan en marcha medidas con sentido común, que favorezcan la defensa de unos precios justos y la calidad del producto para los consumidores y no para la defensa de las grandes multinacionales, ha concluido Metidieri.

Fuente y foto: agroinformacion.com

Sep 27

Buena Campaña de aceituna si acompaña el tiempo

Olivar de secanoEl olivar de secano está en estos momentos cargados de aceitunas, y las organizaciones y las cooperativas agrarias se muestran optimistas y esperan una buena producción -en torno a 1,5 millones de toneladas-, siempre que no continúen las altas temperaturas y llueva en las próximas semanas.

Aunque la campaña de la aceituna para aceite comienza oficialmente el 1 de octubre y siempre se generaliza un mes y medio más tarde, este año irá con retraso y no se extenderá hasta final de noviembre o principios de diciembre como consecuencia de los efectos de la meteorología durante el crecimiento vegetativo del fruto.

Así lo ha apuntado a Efeagro el presidente de la sectorial del aceite de Cooperativas Agro-alimentarias, Rafael Sánchez de la Puerta, quien recuerda que tras la sequía sufrida en el otoño pasado, se produjo un punto de inflexión con “las lluvias de marzo” que hizo “que la situación del olivar cambiara radicalmente”.

“La primavera fue excepcionalmente favorable y el verano ha sido suave; ahora hay incertidumbre porque quedan dos meses y las altas temperaturas de estos días hacen que el olivo pida agua con urgencia, pero si el otoño viene medianamente normal, tendremos una buena cosecha, por encima de los 1,5 millones kg”, ha explicado.

Mano de obra para la recolección de aceituna

Sánchez ha avanzado que el sector tiene que prepararse para evitar que la disponibilidad de mano de obra temporal no se convierta en un “problema” ante las previsiones de mayor cosecha.

“En pleno momento de expansión económica, tuvimos ya un problema y las organizaciones y cooperativas trajimos mano de obra organizada desde los países del Este de Europa” ha recordado antes de indicar que es una realidad que “hay que ir viendo”.

En Asaja, su coordinador técnico del sector de materias grasas, José Ramón Díaz, no ha querido aventurarse a dar una cifra, pero sí ha confirmado que se espera “una campaña media-alta” que empezará “con retraso, -la aceituna de verdeo ha comenzado prácticamente ahora-” y condicionada por los “días de calor”.

“Los árboles se encuentran con mejores niveles que en la campaña anterior, cuando se alcanzaron 1,256 millones t, y que en la de 2016/17 (1,280 millones t)”, ha añadido.

El representante de COAG en la interprofesional Aceite de Oliva Español, Juan Luis Ávila, ha precisado que mientras que la cosecha será superior en el olivar de secano, en el de regadío será similar.

A su juicio, que cuaje una buena cosecha dependerá de la pluviometría de septiembre y octubre en el olivar de secano, después de que en los pasados días se alcanzaran los 36 grados de temperatura en Jaén, una de las principales zonas productoras.

La actual estimación de COAG pasa por una producción cercana a 1,4 millones t y suficientes existencias o stock de enlace de aceite de oliva entre campañas, en torno a las 350.000 t.

El responsable técnico del sector de UPA, David Erice, ha coincidido con el resto de las organizaciones en que la meteorología ha sido beneficiosa para la producción y que la situación de los árboles es mejor que en la pasada campaña.

El Aforo es difícil

“Hablar de cifras aún es complicado, porque en zonas productoras de olivar de secano como Jaén han caído tormentas muy importantes que pueden afectar tanto a la cantidad como a la calidad de la aceituna, pero en general esperamos una mayor producción”, que podría situarse “en torno a 1,4 o 1,5 millones t, a los niveles de hace cuatro años”.

Este crecimiento convertirá a España aún más en el “principal protagonista mundial” del aceite de oliva ya que su producción compensará en gran medida la esperada caída de otros países productores del arco mediterráneo como Italia, Grecia y Túnez, con una vecería más marcada y que apuntan a reducciones de cosecha”.

En cuanto al precio, las organizaciones y cooperativas agrarias coinciden en recordar que su formación depende del nivel de producción mundial y de los agentes de la cadena alimentaria.

“El coste de producción de un litro de aceite virgen en España oscila entre los 2,7 y 2,8 euros, y por debajo de eso perdemos dinero”, ha explicado Ávila antes de criticar “la estrategia permanente de la distribución” de querer “venderlo siempre muy bajo y ganar mucho dinero”.

El sistema de información de precios en origen Poolred registra un valor de 2,728 €/l para el aceite de oliva virgen extra; de 2,528 €/l para oliva virgen y de 2,402 €/l para el lampante entre el 20 y el 26 de septiembre.

Fuente: agroinformacion.com

Feb 11

Curso sobre cubiertas vegetales en el olivar, protección y mejora del cultivo.

Cubiertas vegetales en el olivar

Cubiertas vegetales en el olivar

La Fundación para la Promoción y Desarrollo del Olivar y el Aceite de Oliva ha programado una jornada técnica sobre cubiertas vegetales en olivar que tiene como objetivo informar sobre los beneficios de la cubierta vegetal, ofrecer datos contrastados sobre los efectos de estas cubiertas en la producción y dar a conocer distintos manejos adaptados a dicho cultivo.

Según se informa desde la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía, el curso, que se celebrará el próximo 17 de febrero, forma parte de la acción formativa de la Fundación del Olivar y cuenta con la colaboración del Museo Terra Oleum.

Esta iniciativa surge para afrontar uno de los principales problemas del olivar ante la pérdida de las capas más superficiales del suelo, que son las más fértiles y funcionales desde el punto de vista agronómico.

Una de las medidas más efectivas para evitar estas pérdidas es la implantación de cubiertas vegetales, ya que no solo limitan drásticamente las pérdidas del suelo, sino que aumentan la infiltración y reducen la evaporación del agua, capturan dióxido de carbono contribuyendo a la mitigación del cambio climático, y favorecen enormemente la biodiversidad de nuestros cultivos, lo que permite, entre otras cosas, la lucha biológica contra las plagas del cultivo.

Por ello esta jornada técnica incluirá demostraciones en campo de casos reales a nivel de explotaciones olivareras. Según los expertos, la ausencia de cubiertas vegetales en la provincia y resto de Andalucía se debe fundamentalmente a una cuestión cultural y a la creencia de que supondrían una disminución en la cosecha debido a la competencia en agua y nutrientes con nuestro cultivo.

Sin embargo, un adecuado manejo de cubiertas espontáneas o sembradas permite compatibilizar la conservación del suelo y el mantenimiento de las producciones.

Fuente: teinteresa.es

Jul 07

El agravio del olivar tradicional con el intensivo

Recolección aceituna en olivar tradicional

Recolección aceituna en olivar tradicional

Existe un agravio del olivar tradicional con relacion al olivar intensivo, así lo denuncia la Unión de Uniones, ha constatado que muchas explotaciones de zonas de la Cuenca mediterránea y del interior de la península, con olivos en secano o también en riego de apoyo, incluso con variedades locales y producciones de calidad, deben competir con explotaciones que reciben hasta diez veces más ayudas directas y que por lo tanto son rentables, haciendo que se reduzca al mínimo el precio del aceite.

Para la organización, no Andaluza, el nuevo régimen de pago base y resto de ayudas directas no promueve estas producciones más sostenibles medioambientalmente en aceite, que fijan población en las zonas rurales españolas, evitan el abandono de superficie agraria, e intenta preservar los valores de especificidad y calidad. Por eso, es necesario que el Ministerio replantee el apoyo al olivar tradicional en el marco de la nueva PAC, mediante el establecimiento de una ayuda conectada específica para el olivar tradicional.

También se ha remarcado la necesidad de potenciar el consumo del aceite propio en cada zona de producción, acompañándolo de divulgación y formación al consumidor final sobre las características organolépticas de los distintos tipos de aceite y sobre las variedades propias.

Vistos los datos de campaña aportados por la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA, antigua Agencia para el Aceite de Oliva) se deduce que las 517.000 toneladas de aceite de existencias  a finales del pasado mes de mayo resultarán escasas para el enlace de campañas, ya que ese fue el volumen de existencias del mercado español a finales de septiembre de 2014. Por otro lado, las tendencias mundiales de mercado apuntan a un aumento continuado del consumo, contrariamente al discurso esgrimido por la comercialización y la distribución.

Por todo ello, desde La Unión esta campaña se exigirá al AICA el máximo rigor y esfuerzo en el control de prácticas contrarias a las normas de competencia como la venta a pérdidas, la comercialización de aceite de inferior calidad a la indicada en la etiqueta, etc.

 Los datos elaborados por la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) ponen de manifiesto la gran diferencia de costes de producción de los diferentes tipos de cultivo de olivo existentes en España, de los 3,06€/Kg de aceite en olivar tradicional no mecanizable a los 1,32€/Kg de aceite en olivar súper intensivo. En la siguiente tabla, realizada por: Estudio de AEMO; “Aproximación a los costes del cultivo del olivo”;  lo podemos ver claramente.

cuadro rentabilidad olivar tradicional

cuadro rentabilidad olivar tradicional

El precio Umbral del aceite es el valor que debería tener el aceite con un 20% de beneficio empresarial para el agricultor. Esta diferencia de costes junto al diferente nivel de ayuda entre estos tipos de cultivo, que puede ir de 2.000 a 3.000 €/ha en olivar intensivo o súper intensivo, a valores inferiores a 180 €/ha en olivar tradicional, sitúan al olivar tradicional a las puertas del abandono del cultivo.

Fuente: Uniondeuniones.org; Foto noticia:diariocordoba.com