Ene 07

Balance del olivar 2015.

Balance del olivar

Agricultor vareando en el olivar

El año 2015, electoral por antonomasia, con cambio de gobierno regional y el paso de dos consejeros de Agricultura y Pesca, ha estado marcado, además de por la sequía y los altos costes de producción, por la aplicación de la nueva Política Comunitaria Agraria (PAC).

Primer año de la PAC

En lo que se refiere a la PAC, este primer año de aplicación tras la reforma aprobada en 2014, que estará vigente hasta el 2020, ha sido muy complicado por los aspectos administrativos de la misma. Hasta este 28 de Diciembre no se ha sabido  la asignación definitiva del pago básico, y en estos doce meses no sólo han tenido que entender los entresijos de la última reforma, sino que se han enfrentado a una administración colapsada y han intentado adaptar sus explotaciones a los nuevos requerimientos.

En esta campaña se ha aplicado por primera vez el nuevo sistema de pagos directos, formado por:

  • Regímenes de pagos desacoplados (Pago Básico, Pago Verde o Greening y Pago para Jóvenes Agricultores)
  • Por ayudas asociadas a los agricultores y ganaderos.

La Consejería recibió en agosto un total de 270.483 solicitudes de ayudas directas. Por provincias, el mayor número fue de Jaén (100.891), por delante de Córdoba y Granada (45.722 y 43.374 peticiones respectivamente). En cuarto lugar Sevilla (31.343), seguida de Málaga (22.514), Huelva (9.570), Almería (8.662) y Cádiz (8.407).

Hasta el día 28 de diciembre no se han podido consultar los derechos provisionales de Pago Básico para cada uno de los años desde 2015 hasta 2019, calculados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), pero en los últimos dos meses se han emitido tres pagos adelantados a los agricultores, con los que queda abonada el 95% de la ayuda, dejando el 5% para 2016.

Sin embargo, una de las asociaciones agrarias, Asaja, no deja de denunciar que no son pocos los agricultores que aún no han cobrado ni un euro del dinero que Europa les otorga. Centenares de profesionales del campo de comunidades de bienes o sociedades que ven retenida su ayuda por problemas burocráticos.

Altos costes de producción y sequía

Las temperaturas casi primaverales con las que finaliza el 2015 no son buenas para el campo, quitando las escasas lluvias de estos días. Hay preocupación en el sector y ya se habla de pérdidas por sequía y de que si continúa el clima actual, puede haber mermas importantes en el olivar.

En una campaña donde los precios no remontan, con costes cada vez más altos, ya que aunque el petróleo sigue bajando, los abonos no, especialmente los nitrogenados.

Campaña de aceite y aceituna

La campaña de aceite en el periodo 2014-2015, que alcanzó apenas las 675.000 toneladas de aceite en Andalucía (230.000 toneladas en Jaén) generó mucha tensión en los mercados, con un importante aumento del precio en origen, superando los 4 euros en el mes de septiembre, por unas existencias mínimas que hicieron que la campaña de comercialización finalizara con stock cero. Una subida de precio que no afectó sustancialmente a la renta de los olivareros, debido a la escasa producción.

Una tensión a la que no ayudó el que la Comisión decidiera aumentar en 35.000 toneladas el acceso sin arancel de aceite de oliva de Túnez durante dos años, que se suma a las 56.700 toneladas ya concedidas al país magrebí, escudándose en el apoyo al desarrollo del país. Lo que afecta de forma directa al mercado, pero no precisamente para estabilizarlo, ya que altera discriminatoriamente la ley de oferta y demanda a favor de distribuidoras y envasadoras que controlan el mercado del aceite de oliva.

La cosecha actual, a punto de finalizar su recogida, arrastra el déficit de la pasada, donde el stock o enlace de campaña fue nulo. Por tanto, las disponibilidades de aceite para el periodo 2015-2016 serán muy similares a las del año anterior y se volverá a acabar con las cisternas vacías. Sin embargo las previsiones de producción son mejores, veremos a ver como queda la cosa.

En cuanto a la aceituna de mesa, a pesar de que el año ha sido muy seco, con una primavera con golpes de calor en mayo y un verano con temperaturas nocturnas muy elevadas, la producción final no se ha visto mermada, sí la calidad, con menores calibres. Los precios han subido un 30% de media respecto a  la campaña pasada, pero un año más no han llegado a cubrir los costes de producción.

Destaca en el sector del olivar, la casi finalización del proceso de creación de la figura de calidad de la IGP (Indicación Geografica Protegida) Aceituna Manzanilla y Gordal de Sevilla, y la aprobación por parte del  Ministerio de Agricultura y Alimentación  de la solicitud de reconocimiento de la Organización Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva. Nueva Interprofesional que se une a las que ya existen en  el sector del olivar, como son  la Organización Interprofesional de la Aceituna de mesa y la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español.

Retos del 2016

A lo largo de 2015 han destacado otros hechos, como:

  • Logros fiscales para el agricultor.
  • Las modificaciones en el Código Penal que endurecen las penas contra los ladrones del campo.
  • La modificación del seguro de olivar.
  • Las trabas a los jóvenes para acceder a las ventajas que les ofrece la PAC.
  • Las ayudas que propician el relevo generacional en el campo.

Pero ya con la mirada puesta en el año que comienza, y aparte de las luchas y metas fijadas de forma concreta en cada sector, la industria agroalimentaria andaluza, que representa casi el 10% del empleo en la región, el 30% de las exportaciones, el 8% del PIB, y una cuarta parte de la producción agraria nacional, tiene ante sí grandes retos.  Asegurar el relevo generacional, fomentar la unión para mejorar la dimensión empresarial, especialmente en el sector cooperativo, y poder enfrentarse así a una distribución que en muchos casos fija los precios a la baja, dejando una rentabilidad mínima al productor son algunos de ellos. A los que hay que sumar el aumento de la internacionalización de las empresas, y mejorar en innovación.

También hay que tener en cuenta que se está a la espera de conocer las cifras reales de ejecución del plan de Desarrollo Rural de Andalucía (2007-2013), y la llegada del correspondiente al periodo 2014-2020. En el caso del olivar, el PDRA estará aconsejado por el Consejo Andaluz del Olivar, y con sus fondos se podrá poner en marcha el Plan Director del Olivar, que desarrolla la Ley del Olivar y que hasta ahora, no se ha materializado en ninguna acción concreta, según Asaja, por esa falta de dinero.

Fuente y foto: eldiario.es

Nov 17

Charlas sobre la evolución del olivar en la Uja

charla sobre evolución del olivar

Charla sobre evolución del olivar

Ayer se clausuró el ciclo de conferencias del Año Internacional del Suelo con una charla sobre la evolución del olivar en Andalucía

José Alfonso Gómez Calero, director del Instituto de Agricultura Sostenible de Córdoba del CSIC, impartió la tercera y última de las conferencias organizadas por el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias de la Tierra y la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Jaén para conmemorar el Año Internacional del Suelo.

En la conferencia, titulada ‘Una visión personal de la relación entre la evolución del olivar en Andalucía y sus suelos’, José Alfonso Gómez Calero hizo un recorrido histórico de la expansión del olivar, que ha llevado a este cultivo de ocupar apenas 42.000 hectáreas a mitad del siglo XVIII, a las más de 1.500.000 actuales, recalcando la progresiva intensificación del mismo desde un sistema abierto agro-silvo-pastoril (olivar tradicional de secano) en el que se aprovechaban múltiples recursos (madera como combustible, varetas como alimento del ganado, pastos, aceituna, etc.), hasta los actuales olivares superintensivos de regadío, cuyo único objetivo es la obtención de aceite. Tal especialización del olivar ha supuesto la eliminación de la cubierta vegetal, antes aprovechada para pastoreo o como cultivos complementarios, así como la intensificación en la mecanización y el uso de agroquímicos.

El conferenciante explicó que, por otra parte, la extensión geográfica del olivar implicó la colonización de suelos progresivamente menos aptos para el cultivo, principalmente en zonas de pendientes y sobre suelos más someros. En su opinión, en conjunto ambos fenómenos (especialización y extensión) han supuesto una importante degradación ambiental en forma de erosión acelerada, cuyos efectos no sólo afectan al olivarero, sino al conjunto de la sociedad, a través de procesos como la colmatación de embalses y aterramiento de cauces ríos y canales. En este sentido, la magnitud de la erosión es muy variable y depende del tipo de olivar, pero el doctor Gómez Calero, en base a sus numerosos estudios de campo, ha establecido valores medios de hasta 40 t ha-1 año-1. Esto ha supuesto, aproximadamente, una pérdida neta de entre 2 y 4 mm de cubierta edáfica al año. Además, esta pérdida puede agravarse notablemente debido a rasgos erosivos no cuantificados habitualmente, como los regueros y las cárcavas, a los que son especialmente susceptibles los suelos sobre materiales blandos del valle del Guadalquivir.

Ante estos datos, en opinión del conferenciante, las medidas ambientales de condicionalidad implementadas en la nueva Política Agraria Común (PAC), que se limitan a la obligación de establecer cubiertas vegetales en pendientes > 10%, podrían no ser suficientes para reducir niveles de erosión. En este sentido, apuntó que se harían necesarias otras actuaciones como el control del tráfico, mulching, instauración de setos, revegetación de taludes de cárcavas, etc., además de seguir investigando en el establecimiento de las cubiertas. Por último, el conferenciante resaltó las dificultades a que ciertos sistemas actuales, como el olivar de secano de baja producción, podrían enfrentarse en futuros y previsibles escenarios de disminución de las ayudas europeas,

Fuente: Diario digital de UJA

Víctor Hugo, dramaturgo y novelista  francés, dijo:

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha”.

Oct 22

Saber el momento óptimo de la recolección del olivar.

Maduración de la aceituna

Maduración de la aceituna

Esta información normalmente la podéis encontrar en vuestra cooperativa, o Denominaciones de Origen que realizan análisis de manera global para calcular la fecha de inicio de campaña, no obstante os mostramos la forma para averiguar el momento óptimo de la recolección del olivar.

Para ver el grado de maduración, efectuaremos un muestreo cogiendo frutos al azar a lo largo de la parcela, alcanzando una cantidad que sea lo suficientemente representativa.

Una vez reunidos los frutos recolectados, se mezclan y seleccionamos al azar 100 frutos, los cuales, se van a agrupar atendiendo a la siguiente escala:

0- Piel verde intenso.
1- Piel verde amarillento.
2- Piel verde con manchas rojizas en menos de la mitad del fruto.
3- Piel rojiza o morada en más de la mitad del fruto. Final de envero.
4- Piel negra y pulpa blanca.
5- Piel negra y pulpa morada sin llegar a la mitad de la pulpa.
6- Piel negra y pulpa morada sin llegar al hueso.
7- Piel negra y pulpa morada totalmente hasta el hueso.

Para conocer el índice de madurez de la muestra recogida, debemos de efectuar el sumatorio del número de frutos de cada categoría por el índice numérico de su categoría, todo ello dividido entre 100, quedando la formula de la siguiente manera:

 IndiceMadurez

Siendo, A, B, C, D, E, F, G, H, el número de frutos en cada categoría.

Se estima, que el momento idóneo de recolección del olivar para las variedades de almazara como, Picual, Hojiblanca y otras, es cuando se alcancen valores próximos a 3,50. En cambio para variedades de mesa, la recolección se llevara a efecto con valores máximos de 1.

También debemos de conocer, que este sistema de cálculo para el índice de madurez, no es válido para aquellas variedades que no alcanzan el color negro de maduración. Por este motivo, también hay que analizar distintos parámetros que son indicativos y nos orientarán sobre el momento ideal de recolección. Estos parámetros son:

– Rendimiento graso total sobre muestra húmeda

> 20%
– Rendimiento graso sobre muestra seca > 45%
– Humedad de la aceituna < 55%

Fuente: Red de Alerta información Fitosanitaria (RAIF)

 

Oct 09

¿El olivar bien cuidado puede tener producciones altas todos los años?

prueba en el olivar

Prueba en el olivar

Esto afirma Syngenta,  con una correcta gestión agronómica del olivar y una estrategia de tratamientos y aportes nutricionales adecuada, un olivar puede dar excelentes producciones año tras año, con esto se desmentiría lo que vemos año tras año en el oliva, y es la alternancia de unas campañas buenas con otras malas.

Para demostrar las capacidades del olivar sobre el terreno, Syngenta ha invitado a cientos de olivareros y técnicos de toda la provincia de Jaén a una finca en Santo Tomé, en plena sierra de Cazorla, con cuatro hectáreas de olivar de secano y que el pasado año dejó a todos impresionados por tener el doble de aceituna por árbol que la media de la zona. Efectivamente, en un año especialmente seco y muy caluroso en la floración como fue el 2014, este finca dio finalmente 104 kg de aceituna por árbol, un 40% más que la media de la zona.

Si pensamos que durante la campaña 2013 esta finca dio también 100 kg por árbol, lo normal sería que esta campaña 2015 la cosecha fuese muy baja, pero no, los asistentes a la Jornada de Campo lo han podido comprobar: los olivos no solo tienen aceituna para volver a acercarse a los 100 kg por árbol sino que, además, los árboles ya tienen los tallos crecidos y preparados para dar cosecha el próximo año.

Juan Trigo, técnico especialista en Cultivo de Syngenta en Andalucía, “lo que más impresiona de estos olivos son las metidas que tienen, es decir, que aparte de estar muy sanos y llenos de aceitunas, se ve cómo las ramas han crecido y están preparadas para dar cosecha el próximo año. Esto es más fácil de conseguir en regadío, pero en una finca de secano como esta, la diferencia está en la estrategia de tratamientos que sigas.

Para Juan Trigo, las nuevas técnicas agronómicas permiten reducir la vecería del olivo y mantener las producciones: “La idea de traer a los agricultores y técnicos varias campañas seguidas a este olivar es que vean que si se hacen las cosas bien, es decir:

  • Se poda el árbol correctamente.
  • Se aplica el herbicida de forma correcta para tener limpio el terreno.
  • Se hacen los tratamientos nutricionales en su justo momento….

El olivo vuelve a dar producciones altas año tras año. Si hacemos cuentas, con los kg de más que está dando esta finca frente a sus vecinos, es más que rentable invertir en una estrategia completa como la que ofrece Syngenta”.

En esta Jornada de Campo, los técnicos de Syngenta explicaron en grupos el calendario de tratamientos de esta campaña y las ventajas de los productos utilizados.

  1. A finales de octubre de 2014 se aplicó el herbicida (100 g/ha de Terafit y 1,5 l/ha de Touchdown Premium) y 3 kg por árbol de abono.
  2. A finales de febrero de 2015 se aplicaron 2,5/1.000 l de Cuprocol, 2,5/1.000 l de Isabión y 5 kg/1.000 l de StimufolK.
  3. Sobre el 10 de abril se aplicaron 3/1.000 l de Isabión, 5 kg/1.000 l de StimufolSpecial, aportando los aminoácidos que son tan importantes para recuperar la cosecha en abril, así como un tratamiento contra prays de 100 cc/1.000 l de Karate Zeon 10 CS.
  4. En mayo se aplicó Zetaminol (3 kg/1.000 l) y Karate Zeon+ (750 cc/1.000 l).
  5. Por último, en septiembre se ha vuelto a aplicar 2,5/1.000 l de Cuprocol, 2,5/1.000 l de Isabión y 5 kg/1.000 l de StimufolK.

Aparte de aplicar el tratamiento de forma correcta, en su momento justo y en las cantidades adecuadas, es importante la tecnología de productos como Cuprocol, el oxicloruro de cobre que aporta enormes ventajas frente a otros cobres y que, desde hace tiempo, se ha convertido en el cobre referente del olivar por su excelente formulación y mejores resultados en la lucha contra repilo y tuberculosis del cultivo.

Por su parte, Isabión ofrece el mejor equilibrio de aminoácidos, con alto contenido en nitrógeno proteico que proporciona al olivo mayor protección y resistencia frente a heladas y sequía. Tanto StimufolK como StimufolSpecial son nutrientes foliares fabricados con materias primas de primera calidad, exentos de cloruros, con un buen aporte de microelementos y donde todo la potasio que aportan proviene de sulfato de potasa. Sus diferentes formulaciones permiten que se puedan aplicar en diferentes épocas del año, según necesidades de la planta.

Por último, hay que destacar la calidad y eficacia de los insecticidas y herbicidas de Syngenta, especialmente de Terafit, el mejor herbicida para el control de las malas hierbas más difíciles en el olivar. Terafit es un herbicida sistémico para aplicaciones de preemergencia y postemergencia temprana, con actividad residual y de contacto para el control de malas hierbas de hoja ancha y estrecha, así como Ciperáceas en cultivos establecidos. Se absorbe por las hojas y las raíces de las malas hierbas en crecimiento activo y permite un control prolongado de las malas hierbas sensibles.

Por probar no pasa nada, y si resulta que al final ¡obtenemos una mayor producción!, con que se mitigue la vecería, merece la pena utilizar estos productos.

 Fuente y foto: http://www.interempresas.net/

Cita del día:

Wendell Berry, escritor y granjero estadounidense dijo en una ocasión:  “Nuestra política agrícola, como nuestra política energética, es simplemente gastar todo lo que podamos”.

Sep 11

El futuro de los olivareros andaluces.

Teresa García Azcárate

Teresa García Azcárate

Siempre que os traigo un artículo que pillao por ahí, os aconsejo que lo leáis, ¡ya lo sé!, pero pensar que si no lo creyera interesante no lo publicaría.. ¿verdad? jeje. Pues bien, este  caso es especial, porque después de haberlo leído casi a “modo de estudio”, es decir; una lectura rápida y otra más lenta o comprensiva, tengo que decir que me ha encantao. El artículo toca cada  de los problemas que se plantean actualmente, en el futuro de los olivareros andaluces, desde el desempleo, la atomización de las explotaciones agrícolas, especialmente en las sierras de Jaén, el relevo generacional, la excesiva dependencia de la subvención, terminando por la , y la mala comercialización del aceite de oliva; yo añado, la inestabilidad de los precios, una veces provocados por vecería propia del oliva y otras veces por los intereses de los propios mercados. Por lo que os sugiero, al menos aquellos que “sentís el olivar por las venas”, hagáis una lectura tranquila, no lleva más de 10 minutos, y después me decís con que parte no estáis de acuerdo, que frase quitaríais del artículo,.. por cierto, está realizado por Teresa García Azcárate, Dra. Ingeniera Agrónoma, responsable del área de Medio Rural y Medio Ambiente de Podemos Andalucía.

El olivar es el cultivo que ocupa más superficie en Andalucía, que genera más jornales y que más aporta a la producción agraria y a la exportación agroalimentaria. Da origen a un paisaje, una gastronomía y un patrimonio inseparables de la identidad andaluza. Las cifras son contundentes: 1,5 millones de hectáreas, 20 millones de jornales en campaña, a los que se suman los de la industria transformadora, 309 municipios “olivareros”…

España es gracias a Andalucía el primer productor mundial de aceite de oliva y de aceituna de mesa y el primer exportador. Andalucía aporta el 82% de toda esa producción, y concentra el 50% de toda la industrial sectorial. A pesar de esas fortalezas indudables, nuestro sector y nuestros pueblos olivareros, tan fundamentales para nuestra cohesión social y territorial, tienen un futuro incierto. Son muchas las sombras y amenazas que se ciernen sobre ellos y muchos los problemas a los que es necesario hacer frente.

El primero de esos problemas, al que no hace ni una sola mención ni la Ley del Olivar Andaluz , ni el Plan Director del Olivar recientemente aprobado este último, por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía (Decreto 103/2015 de 10 de marzo), es el del empleo, o mejor dicho, el del desempleo.

La provincia de Jaén, olivarera por excelencia, es la provincia andaluza con menor tasa de actividad y la segunda por su tasa de paro detrás de Cádiz. En el sector agrario, Jaén se sitúa en cabeza, con un 59% de paro, seguida de las otras provincias más olivareras, Córdoba (50,6%), Málaga (49%) y Granada (47,3%), todas por encima del alarmante 44,4% de desempleo agrario promedio en Andalucía. Más allá de esas cifras, lo que pocas veces se menciona al hablar del empleo generado por el olivar es su carácter fuertemente estacional. La mayor parte de ese empleo se concentra en unos pocos meses, los de la recolección. Sólo la existencia del PER y del subsidio agrario ha permitido mantener durante años el “ejercito de reserva” que requiere el olivar, sustituido por miles de emigrantes cuando la construcción, con mejores sueldos durante más meses al año, drenó una buena parte de los trabajadores agrarios fuera del sector. La crisis acabó con ese espejismo, y hoy los pueblos olivareros están de nuevo llenos de hombres y mujeres esperando la campaña de la aceituna para echar unos jornales. Esa situación de desempleo “estructural” se ve ahora agravada por el proceso imparable -y necesario- de mecanización de las explotaciones más productivas, que son las que más mano de obra asalariada contratan.

La reducida dimensión de la mayor parte de las explotaciones olivareras, el 58,8% tienen entre 1 y 5 hectáreas y el 76,2% menos de 10 hectáreas ; el envejecimiento de los titulares de explotación -uno de cada cuatro tiene más de 64 años, tres de cada cuatro más de 44 años – y el complicado relevo generacional; la escasa rentabilidad de una gran parte de las explotaciones y el elevado peso de la titularidad a tiempo parcial; la dependencia de las ayudas de la PAC (Política Agraria Comunitaria) que aporta para el conjunto del sector el tercio de los ingresos de las explotaciones; los graves problemas de pérdida de suelo y erosión que afecta a una buena parte de la superficie; la amenaza de plagas y enfermedades contra las que es cada vez más difícil y más costoso defenderse, como la amenazante Xylella fastidiosa. Todo ello plantea serios interrogantes sobre el futuro del sector desde el punto de vista de la producción agraria.

No menos graves y preocupantes son los problemas que afectan a la industrialización y comercialización del aceite de oliva y de la aceituna de mesa, con precios al consumidor muchas veces por debajo de los costes de producción y las dificultades de las cooperativas agrarias – con algunas notables excepciones- para dar el salto al mercado consumidor, con marcas que sitúen al aceite andaluz en el sitio que le corresponde por volumen y calidad. Resulta difícil de entender que todavía hoy, siendo como somos el primero productor mundial, tres de cuatro kilos de aceite exportados se vendan a granel para comercializarse luego bajo marcas italianas.

Las soluciones a esa problemática social, económica y medioambiental no son simples, y requieren la puesta en marcha de una estrategia territorial que combine la atención a los problemas del sector olivarero, como hace la Ley 5/2011 del olivar de Andalucía, con la mejora de las condiciones de vida en los pueblos olivareros y la puesta en marcha de un contundente plan de empleo. Pero sobre todo y en primer lugar, requiere de un amplio debate social y de la implicación y participación de toda la población del territorio olivarero, una implicación y participación también llamativamente ausentes del Plan Director del Olivar de la Junta de Andalucía.

Fuente:publico.es

Jul 07

El agravio del olivar tradicional con el intensivo

Recolección aceituna en olivar tradicional

Recolección aceituna en olivar tradicional

Existe un agravio del olivar tradicional con relacion al olivar intensivo, así lo denuncia la Unión de Uniones, ha constatado que muchas explotaciones de zonas de la Cuenca mediterránea y del interior de la península, con olivos en secano o también en riego de apoyo, incluso con variedades locales y producciones de calidad, deben competir con explotaciones que reciben hasta diez veces más ayudas directas y que por lo tanto son rentables, haciendo que se reduzca al mínimo el precio del aceite.

Para la organización, no Andaluza, el nuevo régimen de pago base y resto de ayudas directas no promueve estas producciones más sostenibles medioambientalmente en aceite, que fijan población en las zonas rurales españolas, evitan el abandono de superficie agraria, e intenta preservar los valores de especificidad y calidad. Por eso, es necesario que el Ministerio replantee el apoyo al olivar tradicional en el marco de la nueva PAC, mediante el establecimiento de una ayuda conectada específica para el olivar tradicional.

También se ha remarcado la necesidad de potenciar el consumo del aceite propio en cada zona de producción, acompañándolo de divulgación y formación al consumidor final sobre las características organolépticas de los distintos tipos de aceite y sobre las variedades propias.

Vistos los datos de campaña aportados por la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA, antigua Agencia para el Aceite de Oliva) se deduce que las 517.000 toneladas de aceite de existencias  a finales del pasado mes de mayo resultarán escasas para el enlace de campañas, ya que ese fue el volumen de existencias del mercado español a finales de septiembre de 2014. Por otro lado, las tendencias mundiales de mercado apuntan a un aumento continuado del consumo, contrariamente al discurso esgrimido por la comercialización y la distribución.

Por todo ello, desde La Unión esta campaña se exigirá al AICA el máximo rigor y esfuerzo en el control de prácticas contrarias a las normas de competencia como la venta a pérdidas, la comercialización de aceite de inferior calidad a la indicada en la etiqueta, etc.

 Los datos elaborados por la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) ponen de manifiesto la gran diferencia de costes de producción de los diferentes tipos de cultivo de olivo existentes en España, de los 3,06€/Kg de aceite en olivar tradicional no mecanizable a los 1,32€/Kg de aceite en olivar súper intensivo. En la siguiente tabla, realizada por: Estudio de AEMO; “Aproximación a los costes del cultivo del olivo”;  lo podemos ver claramente.

cuadro rentabilidad olivar tradicional

cuadro rentabilidad olivar tradicional

El precio Umbral del aceite es el valor que debería tener el aceite con un 20% de beneficio empresarial para el agricultor. Esta diferencia de costes junto al diferente nivel de ayuda entre estos tipos de cultivo, que puede ir de 2.000 a 3.000 €/ha en olivar intensivo o súper intensivo, a valores inferiores a 180 €/ha en olivar tradicional, sitúan al olivar tradicional a las puertas del abandono del cultivo.

Fuente: Uniondeuniones.org; Foto noticia:diariocordoba.com

Jul 03

El origen del olivo.

origen del olivo

origen del olivo

El momento histórico concreto del origen del olivo es algo que sigue siendo a de hoy incierto. El árbol del olivo es conocido desde la existencia del hombre, de la aparición de restos de hojas de olivo de gran antigüedad, por tanto, es una de especies arbóreas más antiguas que se conocen.
Existen varias teorías e hipótesis acerca de la zona de origen del olivo. Unas consideran que el olivo es originario de Siria e Irán; otras, del norte de Afganistán la última, más conciliadora, establece que proviene de ambas zonas.

Por tanto, ¿Dónde aparecieron los primeros olivos? Los indicios apuntan a que muy cerca del país que los asirios llamaron Urartu, por la zona de Anatolia Oriel y el altiplano Irónico, justo al sur del Caucásico, en un área rodeada por tres ma y cerrada a Occidente por Persia, al Oriente por Asia Menor, al Norte por el  Ararat y al sur por la frotera Sirio-Iraquí. Los restos de hojas fósiles encontradas el sur del archipiélago cicládico (entre la Grecia continental y el extremo suroccidental de Asia anterior) nos informan de que el antepasado del olivo ya se encontraba el Paleolítico unos 35.000 años a. C., por lo que podemos comprobar que este saga árbol acompaña al hombre desde el comienzo de su existencia. Además, existen vestigios relacionados con el olivo en los yacimientos encontrados en Italia. También se encontraron restos fosilizados en el norte de África que corresponde al Paleolítico Superior (12.000 años a. C) plena cultura del hombre de Cro-Magnon.
Los restos más antiguos encontrados en España son los de El Garcel (Almer y datan del Neolítico (5.000 años a. C).

No obstante, según Juan Eslava Galán en discurso inaugural en el I Congreso de Cultura del Olivo (Jaén, 2005) “…siglos antes de que los fenicios trajeran el olivo cultivado, los andaluces aprovechaban el aceite acebuche en sus ritos y, es posible, que también en su cocina. En la famosa cueva Nerja, en Málaga, se han encontrado huesos de acebuche de hace 10.000 años”.
En el Museo Arqueológico de Heraklion, en Creta, se conservan unos frescos más de 3.500 años de antigüedad que se pintaron en los muros del palacio de Cnosos, aunque la primera representación conocida acerca del olivo son las pinturas rupesi de Tassili (Argelia), en el norte de África, representando a hombres coronados ramas de olivo, realizadas entre el V y el VI milenio a. C.
Son muchas las utilidades que le dieron al aceite de oliva en la antigüedad asemejan mucho unas civilizaciones a otras, lo que deja claro su importancia aquella era. Por ejemplo, se conoce que hace más de 5.000 años se usaba el aceite la iluminación de palacios y templos.

Fuente: El sector internacional de elaboración de aceite de oliva: un estudio descriptivo de los distintos países productores.

Autores:

  • Juan Vilar
  • J. Rafael Cárdenas
  • Antonio Estévez

Foto:pampamotril.wordpress.com

Jun 25

Crowdfunding para tu olivar

crowdfunding

crowdfunding

Ayer leí un artículo en el diariocordoba.com que me pareció muy interesante, de ahí este artículo sobre Crowdfunding para tu olivar. 

Esta palabreja muy usada por algunos partidos políticos para recaudar dinero, muy extendida en la cultura y en muchísimos proyectos de todo tipo, quizás también la podamos aplicar a nuestro olivar, a nuestra parcela.

El 70% de la superficie de olivar en Andalucía se cultiva de forma tradicional, en Jaén no digamos con la orografía que tenemos.  Los agricultores que trabajamos estas tierras, en muchas ocasiones, no podemos competir con los precios del aceite en el mercado. En este contexto, tres ingenieros agrónomos de la Universidad de Córdoba han lanzado una campaña de mecenazgo. Se llama Greenoliveoil y su finalidad es que el aceite de oliva virgen extra cueste lo que valga, según el responsable de la empresa, Francisco Jiménez. Para esto han creado una campaña de crowdfunding.

Como ocurre en este tipo de campañas a los donantes y con relación a las aportaciones económicas realizadas, yendo desde la aportación sin obtener nada a cambio, a si la aportación es mayor, entrar dentro del proyecto, recibir beneficio de algún tipo del proyecto a realizar.   En este proyecto de Córdoba las entregas de dinero pueden ir desde 10 hasta 150 euros. En el caso del  colaborador  de 150 euros, podrá apadrinar un olivo y ser el destinatario de la producción en cada campaña. Si yo hiciese una campaña de Crowdfunding para mi olivar, ya os anticipo que con la mitad de la aportación máxima de la que se habla, daría la producción de mi olivo, vamos con 70 euros, jejeje.

Teniendo en cuenta la tremenda reducción que están sufriendo las subvenciones del olivar, año tras año, y ya no hablemos de los que ha previstos para este año y hasta el 2020 con la convergencia, recortes radicales que en muchos casos será muy difícil la mantención del olivar, sobre todo en zona de sierra. Una salida para este drama puede ser hacer uso del mecenazgo, como se ha hecho a lo largo de la historia, personas con poderío económico que creen en un proyecto, en una forma de vida y apuestan económicamente por su mantenimiento.

No es ninguna tontería plantearse realizar Crowdfunding para tu olivar, y ha cambio, que obtenga la cosecha de ese olivo apadrinado, claro que esto sería un proyecto para analizar detenidamente, y obviamente realizando un plan estratégico analizando y explicando como se desarrollaría, habría muchos obstáculos por salvar, el primero las cooperativas y la forma que tienen de funcionar, pero no me negaréis que como idea, como posible ayuda al olivar de sierra, no resulta atrayente.

Esta alternativa a la venta y producción de aceite de oliva puede tener cabida en  la reflexión que hacíamos desde aquí mismo, cuando hablábamos de la posibilidad de que cada agricultor vendiese su propio aceite, publicado en Agosto de 2014, lo que parece claro es que necesitamos una “revolución tranquila” en el olivar, si no queremos, ser espectadores privilegiados de la desaparición del cultivo del olivar de sierra.